(

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO ¿POR QUÉ NO LOS ALCANZAMOS?

Ni dejar de fumar, ni adelgazar, ni hacer más ejercicio, ni viajar más, ni mejorar el inglés, ni estar más tiempo con la familia... ¿Por qué  abandonamos nuestros propósitos cuando ni siquiera ha pasado un mes desde que nos los hemos propuesto?
23/01/2014
Cuando un año llega a su fin tenemos la sensación de que un ciclo se cierra y comienza uno nuevo, por eso solemos hacer un repaso de los objetivos que hemos logrado y nos planteamos nuevas metas. Aunque  los nuevos propósitos suelen estar llenos de buenas intenciones, lo cierto es que muchas veces no llegamos a cumplirlos o pronto volvemos a los hábitos de siempre, ¿Por qué?  ¿Qué podemos hacer para solucionarlo?
Establecer objetivos poco realistas o plantearse demasiados propósitos son los principales obstáculos para alcanzar nuestras metas. Si quieres lograr cambios en tu vida, a la hora de fijar objetivos ten en cuenta estas cinco premisas:
  • Es más fácil enfocarse en uno o dos objetivos que en 10 ó 20. No hagas una lista inmensa de propósitos, elige dos o tres  y elabora un plan de acción concreto  y realista para alcanzarlos.
  • Aprende a fijar objetivos. Es muy difícil llevar a la práctica objetivos que no se pueden medir y, mucho más saber cuándo los hemos alcanzado. En vez de plantearte "voy a comer más sano” intenta "comer dos piezas de fruta al día restringiendo la bollería industrial a una unidad por semana".
  • Divide y vencerás. No te plantees metas inalcanzables. Si un propósito es demasiado ambicioso subdivídelo en tareas concretas y anota los progresos. En lugar de "voy a  adelgazar 4 kilos” intenta "perder 100 gramos semanales”.
  • Céntrate en los logros.  Muchas personas abandonan sus propósitos porque sólo se fijan en los fracasos. Debes tener en cuenta que en un proceso de cambio los avances y retrocesos son normales y frecuentes. Para evitar la desmotivación fija tu atención en los progresos.
  • No le tengas miedo al cambio. Muchas personas no cumplen sus objetivos porque temen los cambios, prefieren quedarse en su zona de confort y aplazan continuamente las tareas para un mañana que jamás llegará.  Toda meta implica, en cierta medida, una transformación que nos obliga a salir de nuestra zona de confort, a esforzarnos y cambiar algunos de nuestros hábitos. No hay mejor momento para empezar que el presente.
 volver
Aviso Legal | Cookies | Créditos Nº de Registro Sanitario C-36-002104