(

Cinco hábitos para ser más felices

"Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia" Anatole France
04/03/2019
En multitud de ocasiones nos fijamos más en los pequeños contratiempos del día a día que en la cantidad de cosas por las que tenemos que estar agradecidas y agradecidos. ¡Y el agradecimiento es un gran motivo para la alegría!
La alegría es un antídoto maravilloso contra los sinsabores, el enfado, la crítica… Además, la alegría es contagiosa y puede convertirse fácilmente en un hábito si incorporamos algunos pequeños cambios en nuestras vidas:
  • No acostumbrarnos a lo que tenemos, valorarlo. Si escuchamos un sonido de forma constante dejamos de percibirlo. Pasa lo mismo con las cosas buenas de nuestra vida: con el tiempo dejamos de apreciarlas. Esa invisibilidad se vuelve peligrosa para nuestro ánimo cuando solo nos fijamos las cosas negativas. Para combatir esta tendencia solo tenemos que dedicar cinco minutos a la semana a pensar en las cosas que hacen mejor nuestra vida.
  • Evitar estancarnos en los malos momentos y no reprimir los sentimientos negativos. Al empeñarnos en  reprimir las emociones negativas lo único que conseguimos es obsesionarnos con lo que intentamos evitar. Vivir en el rencor por un evento pasado tampoco nos ayuda a sentirnos mejor. Por tanto debemos aprender a gestionar los pensamientos y emociones negativos, analizar lo que ha sucedido, aprender de ello y buscar soluciones.
  • Abandonar el consumismo, vivir y compartir más. Disfrutar y compartir experiencias con otros hace a la gente más feliz que comprar objetos.
  • Salir de nuestra zona de confort. Cambiar cosas en nuestra vida, empezar nuevos pasatiempos, proyectos o aprender un nuevo deporte o idioma.  Tenemos que atrevernos a  modificar aquello que no nos hace felices, para ello debemos recordar que no hay meta demasiado grande o lejana. La eficacia de cualquier plan se basa dividirlo en pequeños objetivos que hagan abarcable el proyecto.
  • Sonreir. Sonreímos cuando estamos felices, pero también estamos más contentos porque sonreímos, y así lo han demostrado varios estudios. Mantener una sonrisa sincera entre 15 y 30 segundos es suficiente para modificar de forma positiva nuestras emociones.

 volver
Aviso Legal | Cookies | Créditos Nº de Registro Sanitario C-36-002104