(

Mejora de la comunicación familiar

Una buena comunicación es la clave para mantener buenas relaciones en el interior de la familia. A través de la comunicación establecemos contacto con los demás miembros familiares, transmitimos nuestros pensamientos y sentimientos. Todos, por muy distintos que seamos, queremos ser escuchados, comprendidos y tenidos en cuenta, por eso el desarrollo de un buen clima de comunicación es una responsabilidad compartida por progenitores e hijos/as.

28/10/2019

Claves para mejorar la comunicación familiar

Si deseas mejorar la comunicación en casa pon en práctica estos consejos:
  • Cuida el lenguaje corporal: la comunicación no es solamente "hablar”, sino que también nos comunicamos con nuestros gestos, silencios, tonos, postura, etcétera. Todos estos elementos entran en juego cuando interactuamos con otras personas y determinan el que la comunicación sea buena o no.
  • Habla todos los días: aprovecha los momentos en los que estáis todos juntos para conversar. La hora de la comida o la cena son idóneos para fomentar una comunicación fluida. Evita el uso de tecnología en estos momentos. Si esta tarea no se realiza de forma habitual en el hogar, al principio os puede resultar raro, pero la única forma de conseguir algo es intentándolo. Cuanto más practiquéis más fácil resultará.
  • Muestra interés y atención por lo que dicen los otros miembros de la familia: aveces la mejor manera de fomentar el diálogo no es hablar, sino saber escuchar. Cuando nos sentimos valorados y comprendidos tenemos más ganas de compartir nuestras ideas y experiencias diarias.
  • Disfruta de tiempo de ocio compartido: debemos buscar momentos en los que podamos compartir el entretenimiento. Puede ser algo tan sencillo como ver, simplemente, una película en el sofá para toda la familia. Con ello, evitamos el aislamiento de cada miembro en su habitación, compartimos espacio físico y vivencias
  • Practica la empatía: intenta comprender lo que piensa y siente el otro, de esta manera será más fácil entablar un diálogo y que las discusiones no erosionen la confianza.
  • Participa de las decisiones que se toman en casa: en un hogar se toman decisiones diariamente. Para que no resulten imposiciones todos los miembros deben participar y expresar su opinión, es una obligación y una responsabilidad de todos los miembros de la familia. Algunos ejemplos de esto pueden ser: el reparto de tareas en el hogar, de qué color pintar una pared, dónde ir de vacaciones o qué menú elegir para el fin de semana.
  • Resuelve los conflictos de manera pacífica: no caigas en la tentación de alzar la voz o cerrar la puerta al diálogo. Si lo haces te será más difícil restablecer la comunicación. Aprende a negociar, busca soluciones gano-ganas

 volver
Aviso Legal | Cookies | Créditos Nº de Registro Sanitario C-36-002104