(

Blog

Cómo mejorar la autoestima infantil

Podemos definir autoestima como el grado de satisfacción con uno mismo.
Una  autoestima saludable ayuda al niño a tener confianza y seguridad en sí mismo, a aumentar su autonomía y a mejorar las relaciones con los demás, convirtiéndose en uno de los recursos más valiosos con el que puede contar un niño o adolescente.

17/11/2016

Características de los niños o adolescentes con autoestima positiva

 
 Autoestima positiva  Autoestima deficiente
 Se muestran seguros de sí mismos. Confian en sus posibilidades.  Se muestran insatisfechos con lo que hacen, son negativos con respecto  a sus posibilidades.
 Se aceptan a sí mismos y a los demás. Conocen sus defectos y puntos fuertes.  Se fijan exclusivamente en lo que no le gusta de su aspecto y se ven múltiples defectos.
 Se muestran tolerantes con las críticas y los puntos de vista diferentes.  No aceptan críticas.
 Son emocionalmente estables. A menudo son optimistas y alegres.  Presentan gran inestabilidad emocional. A menudo manifiestan un estado de ánimo triste.
 Tiene una conducta independiente y autónoma. Son responsables de sus propios actos.  Se sienten incapaces de hacer las cosas por sí mismos. 
 Son optimistas y capaces de tomar decisiones y afrontar los problemas. Se responsabilizan de sus errores e intentan subsanarlos.  Dudan cuando tiene que tomar una decisión, no se responsabilizan de los sucesos negativos que ocurren a su alrededor, mienten y engañan.
 Son sensible ante las necesidades de los demás y están dispuestos a ofrecerles su ayuda.  Se centran en ellos mismos y no se sienten capaces de ayudar a los demás

Como mejorar la autoestima de niños y adolescentes


La autoestima no es un rasgo heredado o inmutable, sino que se va formando a lo largo del desarrollo. Los padres y educadores tienen un papel muy importante en el desarrollo de la autoestima infantil. Algunos consejos que deben seguir los adultos para fomentar una sana autoestima son:

  • Dedicarles tiempo y atención, escucharles cuando hablen y tratarlos con respeto.
  • Demostrarles afecto incondicional, no exigirles perfección, puesto que es inalcanzable. Valorar su esfuerzo y progresos, no solo los resultados.
  • Enfatizar las cosas que hacen bien, y corregir sus errores siempre en privado y desde el cariño. No compararlos con los demás.
  • Promover hábitos de autonomía y toma de decisiones. No hacer cosas por ellos cuando están capacitados para hacerlas. Darles la oportunidad de tomar sus propias decisiones e intentar resolver problemas de manera autónoma. Asesorarles si lo necesitan.
  • Dar responsabilidades graduales y progresivas, siempre adecuadas a su nivel de desarrollo.
  • Fomentar sus habilidades e intereses. Ayudarles a descubrirlos.

Por último recuerda que fomentar la autoestima no significa decirles a los niños y adolescentes que hacen todo bien, puesto que no buscamos una  autoestima inflada o idealizada, sino una autoestima sana, positiva y realista. Sé concreto en tu halagos, diles qué han hecho bien y por qué te ha gustado, para sepan que conductas deben mantener.


 volver
Aviso Legal | Cookies | Créditos Nº de Registro Sanitario C-36-002104