(

Blog

Solución de conflictos familiares

A lo largo de la vida, los conflictos en las familias son algo inevitable. Los conflictos entre padres e hijos mal gestionados suelen dejar emociones negativas en ambas partes (mal humor, impotencia, ansiedad, etcétera) y pueden provocar enfrentamientos, situaciones de discrepancia y tensión que puede acabar debilitando la relación. El conflicto por lo tanto suele ser valorado como algo negativo que tiende a evitarse.
Pero un conflicto puede entenderse como una oportunidad de aprendizaje. Es una oportunidad para aprender habilidades sociales y competencias de negociación, de empatía, respeto, negociación, escucha y toma de decisiones, entre otras.
Cuando las personas consiguen solucionar conflictos  interpersonales y experimentan los beneficios que esto reporta, tienden a aumentar la probabilidad de alcanzar nuevas soluciones positivas en los conflictos futuros.

14/01/2020

Definición de  conflicto

Los conflictos surgen cuando dos o más personas interdependientes perciben que sus intereses o necesidades parecen incompatibles. Muchos de  los conflictos Interpersonales se deben a que creemos, equivocadamente, que nuestra percepción de las cosas es idéntica a la realidad 

Maneras de responder al conflicto

Las personas, ante los conflictos, podemos optar por diferentes RESPUESTAS:
  • Evasión: actuar como si el conflicto no existiese y guardarse todo el malestar que esto significa. 
  • Imposición del propio criterio: enfrentar el conflicto de manera autoritaria, imponiendo la propia solución como única alternativa. (Situación GANO-PIERDES) 
  • Sumisión: asumir la posición del otro aunque no estemos de acuerdo y sin discutir. (Situación PIERDO-GANAS). Muchas veces esto dura sólo un tiempo y finalmente la persona que se somete termina rompiendo el acuerdo.
  • Negociación: en este caso el conflicto se enfrenta y se trabaja por medio del diálogo y la cooperación para llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes. (Situación GANO-GANAS). 

Fases en la solución de Conflictos

1. Elegir el momento y el lugar adecuados para hablar del problema. Mantener todas las normas de comunicación positiva:  contacto visual (80% a los ojos, 20% boca y nariz), volumen de voz (audible y claro) y afecto (firme y convincente evitando la falta de seguridad o la hostilidad) 
2. Identificar el conflicto. Hablar del conflicto objetivamente. ¿Qué ha ocurrido? ¿Qué personas están implicadas?. Si describimos la situación objetivamente, nos aseguraremos de que todos estamos tratando de solucionar el mismo conflicto. Este diálogo implica necesariamente que cada parte es capaz de escuchar, sin atacar, los argumentos del otro
Normas:
  • Empezar con algo positivo
  • Ser específicos y breves
  • Animar al otro a  dar su opinión. Practicar la escucha activa
  • Discutir los problemas de uno  en uno. No pasar de un tema problemático a otro.
3. Cuando hables con tu hijo/a expresa cómo te sientes y pídele que te cuente cómo se siente. 
Normas:
  • Utiliza los "mensajes yo" y no los mensajes tú.
  • Aceptar los sentimientos del otro aunque no compartamos su punto de  vista
4. Focalizarse sobre las soluciones.
  • Normas
  • Realizad un listado de posibles soluciones (brainstorming)
  • Eliminad las más absurdas o disparatadas
  • Evaluad las alternativas y elegid la mejor
  • Recordad que cada parte debe ceder un poco, pero también ganar un poco.
5. Lograr un acuerdo específico y descriptivo, no abierto a la interpretación y con un compromiso de cumplimiento de ambas partes.
6. Probar el acuerdo y establecer el momento y lugar para valorarlo. Si el acuerdo no funciona, renegociarlo.

 
 volver
Aviso Legal | Cookies | Créditos Nº de Registro Sanitario C-36-002104